Sacarse algo de encima

Una obligación eterna del mediocre es tener que “sacarse cosas de encima”. Su vida es un eterno intercambio de mochilas. Excepto con la finalización de la escuela primaria, que debió terminar sin altibajos gracias a la influencia de sus padres, todo lo que vino después fueron obligaciones que mejor sacárselas de encima lo más pronto posible: desde novios o novias, mandados, preparaciones para exámenes, automóviles usados, la universidad y su respectiva tramitación del título para colgarlo luego detrás de la heladera, la heladera usada por más de diez años, etc.

Finalmente, el mediocre obtiene dos o más títulos universiarios, se saca de encima el trabajo en el sector privado, para coronarse con un empleo estatal, en la municipalidad, ANSES u otro organismo del estado, en general denominado por siglas que no explican para que fueron inventados pero que en rigor de verdad, son voluminosas bolsas de boludos. Todos los dias, en lo posible, inicia una conversación diciendo, por ejemplo: “Al fin me pude sacar de encima a la familia de mi marido que cada vez que vienen se te instalan a comer y no paran”.

Acerca de quienle
Filosofo, politico y RRPP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: